Calientes Perros

La primera entrada del blog y seguramente la más caliente, sobre todo por la temperatura de los perros calientes. O bueno, “Calientes Perros”, debido a los fines establecidos para este proyecto.

Chorys, perros calientes, panchos, chéveres, sandwicheries, shukos, hates y un sinfín número de nombres para llamar a un “hot dog”. Estas palabras podrán ser desconocidas para muchos, pero es imposible que alguien no conozca el idioma universal para poder degustar de un buen perro caliente: “Hey, ¿me puede dar un hot dog, por favor?”.

Menos de diez palabras pueden significar la algarabía y júbilo total de una persona dispuesta a pagar desde unos centavos hasta miles de dólares por degustar una salchicha en medio de dos panes, como el 230 Fifth Dog. Pero, ¿qué debe contener un perro caliente para que sea considerado como “bueno” y cumpla con las expectativas que se tienen sobre él?

“El jocho”

  • Pan del gusto de cada persona. En México suelen utilizarse las reconocidas “Medias Noches”, producto de una reconocida empresa panadera en nuestro país.
  • Salchicha. De preferencia de pavo, pero hay “hipsters” que prefieren una salchicha Francfort (aunque se escribe Frankfurt, pero así suele sonar por su idioma de origen)
  • Mayonesa. Habrá gente que no guste poner mayonesa en su perro caliente, pero es fundamental para darle sabor. Háganlo, por favor.
  • Catsup y mostaza. Condimentos NECESARIOS para el “hot dog”. Repito: condimentos NECESARIOS para el “hot dog”. Bueno, aunque hay personas como Pau que prefieren omitir uno o ambos.
  • Papas. Son parte del caliente perro y, sin duda, mejor acompañante que el incómodo hermano pequeño de tu novia(o).
  • Felicidad. Sin esta, el perro caliente sabrá mal y, hasta cierto punto, parecerá un “cold dog”.

De nuestra parte, no nos queda más que agradecerles por tomarse el tiempo de leer este primer artículo de nuestro jochoblog y, así mismo, desearles muy buen provecho porque seguramente les dio hambre de… Hmmmm… ¿Qué será? … ¡Ah, sí! Seguro tienen unas ganas impresionantes de comer un caliente perro como el que mostramos aquí 😏

Perro
Foto: https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/bf/cc/a3/bfcca3ac73e65bd841678ac0a62bab9a.jpg

 

OJO: Ningún perro fue maltratado para aparecer en este blog y, mucho menos, forzado a posar para la foto. Aún así, debemos admitir que lo hizo muy bien, aunque de verdad esperamos que no tengan hambre de uno así, sino de un verdadero “hot dog”, de esos que no se degustan hace tiempo (hasta sonó como canción 🙃).

Foto1: https://www.houdinis.es/wp-content/uploads/2012/09/hot-dog-dog-costume1.jpg

Advertisements
Featured post

¿Cómo conocí los hot dogs?

El amor por los dogs sin duda lo heredé de mi abuela. Me acuerdo que ella siempre pedía de cenar eso, era lo que más se le antojaba. “Tráiganme uno sin cebolla y con poquito chile”, siempre gritaba cuando ya estábamos todos en el carro, quería asegurarse de que había sido clara.

Poco a poco me fui incursionando en el mundo de los hot dogs. Al principio los pedía solo con crema y catsup, como todo niño lo hace. Después, con el paso del tiempo, iba agregándole otros ingredientes: primero fue el tomate, después la cebolla que cambiaría a cebolla asada, y a lo último, el chile. Cuando creía que ya tomaba mis propias decisiones y yo mandaba, agregué el chile “toreado” o asado que podía comer fácilmente a mordidas.

Cuando mi abuelita nos cuidaba siempre le pedía 10 pesos para un hot dog y cuando no me daba, Nachita me los pichaba o les guardaba la cuenta a mis abuelitos.

Otra etapa fue cuando iba a atletismo y a baile, siempre que salía de entrenar mi abuelito me recogía y me llevaba a comer los hot dogs de la colonia. Casi todos losneos de la semana, después de dos horas de ejercicio, me premiaba con dos hot dogs.

Después empezó la adolescencia y las fastidiosas dietas, el quererse bien era la prioridad pero también el comer hot dogs. Mi mamá me ayudaba a cumplir las dietas, así que no me daba dinero si sabía que iba a comprar hot dogs. Por eso, siempre le mentí y le decía que iba por un licuado o un plato de fruta. Mentira. Iba por mis deliciosos pedazos de cielo.

En la prepa, cuando era temporada de exámenes todos mis amigos iban a estudiar a mi casa y cuando terminábamos, íbamos a cenar hot dogs.

En fin, los hot dogs han estado en los momentos más importantes y significativos de mi vida, por eso y por si delicioso sabor, nunca podrían dejar de gustarme.

Daniela Laguna

 

 

Gracias, Calientes Perros

Como saben, la idea de este blog surgió por el proyecto de la clase de Comunicación Interactiva, había que pensar en un tema que nos diera material para crear contenido creativo y diferente.

En primer lugar, yo había pensado en hacerlo sobre todo tipo de comida, porque me encanta. Pero después, gracias a los grandes comentarios del Caps, se me iluminó el cerebro con un hot dog astral y me dijo “yo soy el indicado”. ¡Claro! ¿Cómo no se me había ocurrido antes?

Si los hot dogs son mi vida, siempre iba a tener algo de qué hablar, o al menos eso creía. Para mi suerte, mis queridos amigos Caps y Efrén se unieron a mi increíble búsqueda por los textos más hotdoqueros que pudiéramos encontrar. Cuando supimos que cada uno tendría que hacer 20 entradas no nos preocupamos demasiado, el problema empezó cuando ya habíamos escrito 12 o 14 artículos, las ideas se acababan y nosotros las sacábamos de la manga.

Gracias a nuestra gran inteligencia, creatividad, trabajo en equipo y comunicación, logramos crear 60 contenidos divertidos y diferentes. No es un trabajo fácil.

Orgullosamente puedo decir que fue un placer haber trabajo con estos dos galanazos, que sin duda, ya se convirtieron en jocholovers.

¡Gracias a todos por leernos y sigan pendientes del blog!

Daniela Laguna

Hot Dog Paparazzi

Como ya les mencioné en uno de los artículos anteriores, en marzo son las fiestas tradicionales de mi natal San José del Cabo. Hay juegos mecánicos, muchos puestos de comida, el famoso vendedor de cobijas, las gorditas de nata, los conciertos de música y la Reina de las Fiestas Tradicionales.

El asunto de la Reina es cosa seria, pues todos los josefinos se lo toman muy en serio y siempre hay mucha presión y tensión durante el concurso. Antes, uno de los requisitos era ser originario de San José del Cabo, ahora eso ya no importa. Claro que cuando me tocó concursar  a mi “aunque no importaba”, el ser choyera te daba un plus sobre las demás.

Historia larga hecha corta: después de muchos sacrificios, obstáculos y malos ratos, gané el concurso y me coronaron Reina de las Fiestas Tradicionales San José 2013. A pesar de todo, disfruté mucho la experiencia y estoy orgullosa de haber representado a mi pueblo durante un año.

Claro que los reporteros y periodistas tenían que tomar fotos para las notas en los periódicos y en las redes sociales -me siento muy importante-, mis amigos también formaron parte de ese grupo.

Dado mi amor por los hot dogs, siempre que terminaba un evento, y esto significa vestido largo pegadito, de esos que no puedes ni caminar, tacones y corona, yo iba a comer un hot dog. Y siempre, todas las veces, algún amigo tenía que encontrarme y encontraba divertido que “su majestad” estuviera comiendo hot dogs sin importarle el glamour.

También les había mencionado que para juntar dinero para nuestra graduación de prepa, pusimos un carrito de hot dogs en la feria que se llamaba “El Hot Dog Real”. Sí, se lo pusieron por mi. Todos me molestaban con eso y aunque parezca que me encanta la atención, la autoridad y la dictadura, no es así.

Así pues se volvió algo “típico” de la Reina de San José, encontrarla comiendo hot dogs. Lo mejor de haber sido Reina es que me regalaban comida: cuando iba a los hot dogs no me los cobraban, o a los tacos, o al sushi…

1075499_10151494068656174_292866652_o

Daniela Laguna

 

¿El Adiós?

 

El lunes, como bien saben, fue uno de los días más atareados que he tenido lo que lleva el verano, si no has leído el blog en el que hablo de esto, te dejo los links aquí abajo 🙂 :

https://calientesperros.wordpress.com/2017/07/04/go-johny-go-un-post-de-epoca-pt-1/

https://calientesperros.wordpress.com/2017/07/04/go-jochos-go-un-post-de-epoca-pt-2/

Con esto entendido, deben saber que antes de hacer todo lo descrito pasé de rápido al 7 eleven y me compré un jalapeño bite.

No sé si a todos les pase, pero yo cuando suelo tener tanta hambre y como, la mayor parte de las veces disfruto muchísimo lo que esté comiendo. El sabor se vuelve único y mejora muchísimo.

Así estaba con mi jocho, sentado en la banqueta, reflexionando.

Mis ideas se cruzaron y pensé: ¿será este el fin de Calientes Perros?

Por supuesto que una pequeña sesación de nostalgia invadió mi mente. Curiosamente estaba en el 7, el causante del primer post.

En ese momento concluí que, por el contario. Tal vez el verano de clases acabe, pero Calientes Perros seguirá aquí para gustar o degustar y tener cualquier clase de aventuras en torno a los jochos  siempre.

Hoy me despido como alumno, pero continuamos como blogeros con un hot dog en la mano.

Captura de pantalla 2017-07-06 a la(s) 12.13.06 a.m..png

 

 

Hot Dogs Satelucos

Tal como lo explico en el nuevo video “Fuente de Jochos”, el viernes pasado fui a comer unos cuantos hot dogs del popular puesto de comida “La Cabaña de Fuentes”.

Captura de pantalla 2017-07-05 a la(s) 11.32.57 p.m..png

Ahora, sobre la salchicha no hay mucho que decir. A diferencia de otros lados, aquí no es una simple y pequeña pieza de jamón, por el contrario, cumple con todas las características de una salchicha Frankfurt.

Por otro lado, creo que el verdadero poder del jocho se encuentra en su pan, pues éste, al ser tan consistente mantiene una sensación de estar devorando algo similar al pan de Los Cabos (sí, lo dije).

Naturalmente no es únicamente su consistencia lo que lo asimilia, sin embargo, el jocho mantuvo esa sutil y deliciosa parte dura en la base del pan.

Captura de pantalla 2017-07-05 a la(s) 11.27.40 p.m..png

Antes de retirarme quisiera decir algo que seguro dolerá si ya vieron el blog.

La hamburguesa estaba DELICIOSA. No diría que se parece al jocho en cuanto a sabor se trata, pero el trabajo del carbón la hace rica en todo sentido.

Aunque ya sé, qué oso, no sé pedir comida.

Con esto mencionado, sino lo has visto les dejo el blog de la semana.

¡Saludos!

Ibero vs. Anáhuac

La guerra entre las universidades siempre ha existido, y esta vez hablaremos de la pelea entre lobos y leones.

(Vean nomás la diferencia, qué porte -lobo-)

Las razones para crear diferencias entre estas escuelas pueden ser muchas: jesuitas y católicos, humanista y no humanista, “fresa” y “muy fresa”, que parece mercado y que parece “otra ciudad”, etc. Cuando se trata de defender a nuestra Alma Máter, todo se vale.

 

Sí sí, que si la Anáhuac trajo a Enrique Iglesias y la Ibero a Jenny and the mexicats; que sus instalaciones son más grandes y más bonitas; que ustedes tienen Starbucks y la Ibero Cielito; la Anáhuac siempre va a querer estar en primer lugar en todo, pero en lo que no les doy la razón, es en sus hot dogs. Lo siento, pero los hot dogs de El Galán, sí, están ricos, pero no tienen nada de extraordinario y no se comparan a Los Jochos, que a diferencia de los primeros, estos son hechos con pan artesanal y no con Medias Noches Bimbo y la salchicha sabe mucho mejor.

Ahora que ya leyeron mis dos experiencias pueden saber de lo que estoy hablando. El pleito de todo lo demás lo voy a dejar a un lado, son hot dogs de lo que estamos hablando y quién mejor que el equipo de Calientes Perros, para firmar que obviamente, la Ibero gana esta batalla.

En otra cosa donde claramente siempre tenemos la delantera, son en los memes. ¿Apoco no?

18275189_1874837789421737_3359390333692247341_n

19553892_1902572656648250_8661022752704424860_n

Captura de pantalla 2017-07-05 a las 9.43.49 p.m.

Ibero, te amo por siempre.

Daniela Laguna

Glory Glory a los Hot dogs (Comiendo en el teatro de los sueños pt 2)

Fue entonces que partí hacia el Reino Unido y de ahí partiríamos a otros lados. Teniendo una gran emoción, pero de la misma forma, un enorme miedo de lo que encontraría.

Cuando llegamos hicimos todo tipo de tours por diferentes países. Arte, deportes, historia y hasta estadios estaban constantemente en nuestra agenda, sin embargo, mientras conocíamos, la ansiedad crecía.

Así pues, llegó el día de los inocentes o como yo lo conocía en ese momento, el día del partido entre el Manchester vs Chelsea en Old Trafford.

Para mí, hubiera sido uno de esos días en los que hay un juego importante, pero para uno de mis amigos era el día de ir a la reventa. Tristemente, quería ver al Chelsea.

Sin dudarlo, dijo que buscaría a un revendedor, que no se podía perder ese partido, no podía perderse ese momento.

-Quédate si quieres, yo voy a ir.-Dijo emocionado.

Sorprendido de la seguridad tomé mi abrigo y lo acompañé al estadio, pero aseguré que no compraría el boleto.

En lugar de eso, recorrería sus alrededores y tal vez me iría a un Pub a ver el partido en la tele…

Adivinen quién terminó pagando 130 libras para ver el juego en vivo…

Seep, yo merengues.

168204_10153793371733695_1354542764770298394_n.jpg

El juego terminó con un peleado 0-0, sin embargo, no estaba nada arrepentido.

De salida pasamos por una calle justo afuera de Old Trafford llamada “United Road”. Ésta, es famosa en Manchester por ser el camino más rápido para llegar a Old Trafford en el barrio de Riverside.

El lugar es tan famoso que incluso tiene una versión adaptada de “Take me home, Country Roads” de John Denver.

Minuto 1:09 <3.<3

En un lugar tan famoso y adornado de puros puestos del Manchester, era inevitable que encontrara un puesto de hot dogs.

IMG_2931.jpg

DSC_0363.jpg

Algo que me sorprendió mucho fue la variedad de jochos que había. Si pueden ver la parte derecha de abajo en la foto, notarán las diferentes especialidades. Estaba el hot dog plain, el especial, el jumbo, pero el que más me sorprendió fue el llamado “Hotdog egg”.

Seep, como lo acaban de escuchar, ¡TENÍA HUEVO ESE JOCHO!

Naturalmente, siendo tan delicado para comer, me resistí a pedirlo. El simple nombre me daba náuseas.

En seguida, pedimos un par de jochos con queso, los comimos y nos fuimos.

Regresando a la casa donde nos hospedamos, la duda me destruía, ¿cómo era posible que alguien comiera hot dogs con huevo? Iu…

Al anochecer, el insomnio me alcanzó y un único pensamiento abordaba mi mente.

-¿A qué sabrá ese perro?, no manches, ¿neta estás pensando en comerlo ahora que vuelvas a ir? … Nah, para nada… Chance está rico… No, guácala.-

Los días pasaron y ocasionalmente pensaba en el platillo, incluso, estando caminando en Londres, me preguntaba si debía comerlo cuando volviera a ir en unos días. El debate era enorme.

No sé si ustedes están completamente asqueados en este momento, pero de verdad me intrigaba esa clase de experimento.

El día llegó, Sergio y yo nos alistamos y partimos hacia el juego, esta vez toccaría ver al United contra el Swansea, el primer juego del año.

 

IMG_1092.JPG

Al llegar entramos por United Road y logré mirar el letrero de los jochos con huevo. Esto revivió la ansiedad, ya que, por un lado quería probarlo, pero por otro, temía que el desagradable sabor me alejara de los perros calientes para siempre. Fue entonces que lo dejé a la suerte.

Comenzando el juego aposté con Sergio, le dije que si Wayne Rooney marcaba gol(venía de una importante sequía de goles), me comería por lo menos un jocho con huevo.

Aceptó y vimos el juego. Esta cuestión me hizo sentir más tranquilo, pues ya no dependería de mí.

Ya entrando por el minuto 31′, el partido se pondría emocionante por el gol del número 9 del United, Anthony Martial.

Durante el medio tiempo, Sergio y yo hablábamos de los momentos importantes y apretados del partido, sin embargo, mi atención se vería disuelta por el cántico de los hinchas ingleses del Manchester.

Era Take me home, United road.

Siendo honesto, ese canto fue de los más emotivos que había experimentado en mi vida. Llámenme cursi, pero admito que me dejé llevar y canté con ellos soltando una que otra lágrima de por medio.

El segundo tiempo inició y la angustia regresó, ¿ganaríamos el partido? ¿comería jochos con huevo?

Entonces pasó lo que temía y en el minuto 67′ el 10 del United marcaría el segundo gol  de taquito, un golazo.

wayne-rooney.jpg

Ahora era un hecho, el destino quería que comiera el caliente perro.

El juego terminó con una victoria de mi Manchester 2-0, con goles de Martial y Rooney respectivamente.

Saliendo del estadio recordamos la promesa que había hecho y nos dirigimos hacia el puesto.

Para mi sorpresa, el puesto estaba cerrado.

Fuimos a otros buscando el jocho, pero ese era el único puesto que vendía.

Tiempo más tarde, me enteraría que ese sitio no abría cuando los juegos no eran con un rival tan popular, por lo que me quedaría sin probarlo.

Así pues, me quedé con las ganas de comer ese HotDog egg. Supongo que será una buena excusa para volver a ir.

Claro, para probar ese jocho y volver a cantar take me home, United road.

Mi vida resumida en Hot dogs

Los hot dogs forman parte de mi vida desde siempre. Lamentablemente no encontré fotos más antiguas pero les muestro un recorrido de mi vida con los calientes perros.

Captura de pantalla 2017-07-05 a las 6.32.03 p.m.

1075499_10151494068656174_292866652_o

11752637_10155933666365245_3352438214784670792_n

FullSizeRender-1

FullSizeRender-4

FullSizeRender-3

FullSizeRender-2

IMG_7250

IMG_7299

IMG_7307

Daniela Laguna

 

Glory Glory a los Hot Dogs! (Comiendo en el teatro de los sueños pt 1)

IMG_1086(1).JPG

Corría el año del 2015, yo me encontraba de vacaciones por Europa con algunos de mis amigos. Desde el verano de ese año nos habíamos puesto de acuerdo para hacer en Diciembre un tour por distintos países. La excusa era porque uno de nsotros, mi amigo @_SergioLuna_, se iría a jugar fútbol a la ciudad de Mánchester, en Inglaterra.

Si me conocen, saben perfectamente que el equipo de los diablos rojos, el Manchester United, es mi favorito. Soy un aficionado que de verdad SUFRE o GOZA con cada resultado del equipo.

Por esta razón, no les debe sorprender que cuando confirmé que iba a ir a visitar a mi amigo la emoción me comía por dentro.

Pasaron los meses, mi amigo se fue y, naturalmente, las planificaciones fueron cada vez más concretas. Fue entonces que, revisando, enocntramos que el 28 de Diciembre se disputaría en Old Trafford (Casa de los Red Devils) el atractivo partido Manchester United vs Chelsea Fc.

Explotaba de felicidad con sólo pensarlo, no sólo vería un juego, estaría en uno de los partidos más intensos del fútbol internacional.

Tomando en cuenta que siempre he sufrido de una pésima suerte, para el momento que quise comprar los boletos éstos ya se habían acabado…

1382913_10151606974621652_1470215539_n.jpg Efrén mala suerte.

Sin embargo, usando esa ambición que siempre me ha caracterizado me puse a revisar otras fechas. Habían boletos disponibles para el 2 de Enero del 2016 contra el Swansea City, el primer partido del año en casa.

No lo pensé. Iría al teatro de los sueños a ver a mi equipo.

Continuará…

 

A WordPress.com Website.

Up ↑